Monday, May 27, 2013

"Ideas para mejorar el país" (La Jornada, 27 de mayo, 2013)

Jóvenes del CECyTEG protestan contra EPN en León, Gto.
Los primeros en someterse a un examen independiente para evaluar la calidad del servicio que prestan no tendrían que ser los maestros más humildes del país, sino el Presidente de la República y los locutores de los principales canales de televisión y radio. Y quienes deberían ajustarse el cinturón para enfrentar la desaceleración económica no tendrían que ser los vulnerables trabajadores, sino los mandos gubernamentales más altos y los oligarcas más adinerados. Y si se trata de castigos ejemplares, no habría que aplicarlos a los activistas que cuestionan al Presidente, sino a aquellos funcionarios públicos que todos los días se burlan de la inteligencia de los ciudadanos.

México está de cabeza. Un grupo de personas de demostrada incapacidad profesional, que compraron sus cargos y concesiones públicas, busca hoy imponer a los demás su visión de calidad en materia informativa, humanitaria y del servicio público. Pero para avanzar como país la línea de mando tendría que correr precisamente en sentido contrario. Somos los ciudadanos quienes tenemos la responsabilidad de definir los estándares de calidad y garantizar su estricto cumplimiento por las autoridades y los poderosos.

Adrián Castillo, Fernanda López, Vania Mendoza, Valeria Gutiérrez y Eduardo Laguna, todos jóvenes estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (Cecyteg), han sido injustamente suspendidos de su escuela por una protesta pacífica durante un acto de Peña Nieto en León el pasado 16 de mayo. Al regresar a sus clases el próximo 3 de junio ellos tienen que entregar un ensayo en que propongan "ideas para mejorar al país". Lo que no alcanzan a distinguir las autoridades escolares es que con las ideas expresadas en su protesta ellos ya han realizado esta importante tarea escolar.

"Te reto a que vivas con el sueldo de mi papá", señaló una de las pancartas. Aquí nos encontramos ante una excelente propuesta que ayudaría al Presidente de la República a entender mejor la extrema vulnerabilidad social en la que vive la mayoría de la población. La demanda "Salario mínimo al Presidente, para que vea cómo se siente" ha sido una constante en las marchas de protesta desde hace años. Sería recomendable que la hija de Peña Nieto, quien durante la pasada campaña electoral se burló de "la prole", acompañara a su padre en atender esta justa demanda social...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Tuesday, May 21, 2013

"Sociedad acosada" (Revista Proceso, 19 mayo 2013)

Protesta de maestros disidentes/Foto: proceso.com
El retorno de los dinosaurios al trono ha venido acompañado de un ataque sistemático a los movimientos sociales. J. Edgar Hoover, el repudiado director del FBI durante casi cinco décadas (1924-1972), decía que su objetivo era “exponer, trastornar, redirigir, desacreditar y neutralizar de cualquier forma” a los grupos disidentes. Hoy el PRI y sus aliados en los gobiernos estatales y los medios de comunicación aparentemente están decididos a seguir el nefasto y criminal ejemplo de Hoover al pie de la letra.

La estrategia de "shock & awe" (conmoción y pavor) implementada por Enrique Peña Nieto durante los primeros meses de su gestión (véase mi análisis: http://ow.ly/l3RBb) no funcionó para eliminar la resistencia popular. Si bien desarticuló algunos movimientos juveniles e intimidó a otros sectores, el río ya empieza a regresar a su cauce.


Una gran parte de la sociedad se niega a aceptar el cuento falso de que en México hay democracia y de que la mejor vía para ser escuchado es votar en la próxima elección en favor del candidato menos peor. Simultáneamente, el aumento en los precios de la gasolina y de los alimentos, junto con los regalos desde el poder a empresas monopólicas como Televisa, atizan el descontento social e incrementan el repudio al gobierno en turno.

Llama la atención que sean los maestros y los estudiantes quienes hoy encabezan las protestas. Son las personas más cultas, con conocimiento de la historia de México y el mundo, quienes ponen el ejemplo en rechazar las mentiras de los medios de comunicación dominantes y tomar el destino del país en sus manos.

Después de la Revolución Mexicana, los maestros rurales exponían su vida para llevar la educación científica y racional a las comunidades más alejadas y bajo el control de la Iglesia. Al grito de “¡Viva Cristo Rey!”, los Cristeros linchaban a los maestros que buscaban enseñar a sus hijos la evolución de las especies y los orígenes del ser humano. Hoy los profesores vuelven a tomar la batuta en el combate a la ignorancia fomentada desde las cúpulas del poder. Y hoy los nuevos pastores apostados en Avenida Chapultepec también linchan a los maestros, desde la pantalla televisiva, al relacionarlos con “narcotraficantes”, “guerrilleros” y “vándalos”...

TEXTO COMPLETO DEL ARTÍCULO DISPONIBLE AQUÍ

Monday, May 13, 2013

"El lobo y las gallinas" (La Jornada, 13 de mayo, 2013)

Gustavo Madero y Jesús Zambrano/Foto: José Carlo González, La Jornada 
Enternecen los desesperados esfuerzos de la caduca clase política por aparentar que ahora sí se respetará la legalidad electoral. El addendum al Pacto por México mediante el cual los presidentes de PAN, PRI, PRD y el gobierno federal acuerdan cumplir con lo que ya señala la norma es igual de creíble que la promesa del alcohólico que todas las mañanas jura no volver a tomar o la del golpeador que de rodillas implora disculpas a su mujer después de cada golpiza. Las falsas promesas no sirven de nada a los ciudadanos, quienes tendrían que rechazar dignamente esta nueva muestra de cinismo político.

De acuerdo con la perversa lógica del addendum, de hoy en adelante ya no se necesitarán el Instituto Federal Electoral (IFE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ni la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, pues imperará el principio de la autorregulación por parte de los propios partidos. En lugar de que las instituciones electorales auspicien el estado de derecho, el lobo cuidará a las gallinas.

La gran "aportación" del addendum es la creación de una nueva y rimbombante "Comisión Plural Nacional de Preservación del Entorno Político de Equidad de la Competencia (CPNPEPEC)" cuya misión será "realizar los acuerdos que aseguren las condiciones de equidad en la competencia política". La estrambótica nueva comisión también "dará seguimiento" a las comisiones plurales equivalentes en las entidades federativas y será presidida por nadie menos que Miguel Ángel Osorio Chong.

Una vez más atestiguamos el retorno de las viejas formas de hacer política. Como antaño, se reincorpora el secretario de Gobernación como máximo arbitro en materia electoral. En lugar de ventilar futuras denuncias en los medios de comunicación o recurrir a las instancias judiciales, todo se arreglará en sigilo dentro del marco de la nueva comisión. Regresamos a la época de las concertacesiones de los tiempos de Carlos Salinas de Gortari, cuando el gobierno concedía algunas victorias a la oposición, en ese momento sobre todo se entregaban gubernaturas al PAN, a cambio de su apoyo a la agenda legislativa del PRI...

TEXTO COMPLETO DEL ARTÍCULO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Monday, May 6, 2013

"Subordinación multitemática" (Revista Proceso, 5 de mayo de 2013)

Barack Obama y Enrique Peña Nieto/Foto: proceso.com
Consumada la subordinación de la política de seguridad pública de México a Washington durante el sexenio de Felipe Calderón, hoy Enrique Peña Nieto busca modificar las coordenadas de la relación bilateral para consolidar el entreguismo nacional también en materia de política económica. Tal como ocurrió a lo largo del sexenio de Calderón, Barack Obama regala espejitos discursivos al mandatario mexicano a cambio de la plena obediencia de Los Pinos. La modificación del discurso público para abordar una agenda “multitemática” entonces esconde la continuidad de una relación bilateral profundamente nociva para México y los mexicanos.

No podemos esperar nada bueno de las futuras reuniones de “alto nivel” entre los funcionarios en materia económica de ambos países. Estos encuentros no tendrán el propósito de promover un modelo de desarrollo más equitativo y democrático en Norteamérica sino de consolidar el poder de las grandes empresas monopólicas y trasnacionales sobre la economía mexicana. El acuerdo firmado por los dos presidentes señala explícitamente que las reuniones incluirán “otros actores relevantes, particularmente el sector privado”, pero no existe mención alguna de los sindicatos, los ambientalistas u otras organizaciones sociales.

Tal como ocurre en reuniones similares a escala multilateral, como la Organización Mundial del Comercio o el G-20, los intereses empresariales dictarán la agenda. Walmart, HSBC, Exxon- Mobil, Smith & Wesson, Televisa, Telcel y Ford tendrán su lugar en la mesa, mientras los grupos ciudadanos serán enviados a la calle para protestar entre provocadores infiltrados y policías represores. Muy difícilmente podrán Luis Videgaray y Timothy Geithner, el secretario del Tesoro estadunidense, organizar sus reuniones en zonas pobladas o de cara a la sociedad. Estos funcionarios neoliberales tendrán que esconder se en algún resort fuertemente custodiado por la nueva gendarmería de Peña Nieto para poder repartir el pastel de la economía mexicana entre sus socios y amigos.

Un objetivo de estas reuniones en materia económica supuestamente será ejercer “conjuntamente un liderazgo global” como región norteamericana, en particular en las negociaciones del nuevo Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica. Pero en realidad lo que implica es un abandono total de la histórica alianza comercial y diplomática de México con América Latina en favor de una plena “integración” norteamericana. También implica un importante sacrificio de la soberanía nacional, ya que México será un socio menor en una alianza desigual y excluyente con la economía más grande y rapaz del mundo....

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Wednesday, May 1, 2013

"The Mexican Bubble: Is President Enrique Peña Nieto About to Fall to Earth?" (Foreign Policy, May 1st, 2013)


When U.S. President Barack Obama travels to Mexico this Thursday for his first summit with new President Enrique Peña Nieto, he's going to hear a lot about the country's uptick in international portfolio investment, its recent discovery of vast new petroleum reserves, and its new political grand bargain, called the "Pact for Mexico," in which the leaders of the three largest political parties have gone behind closed doors to hammer out deals on tax, education, energy, banking and telecom reform, among other areas.

But instead of giving priority to the interests of Wall Street and of Mexico's discredited political class, Obama should turn his gaze to Main Street and listen to the voices of the Mexican people on both sides of the Rio Grande. Otherwise, he risks committing the United States to a highly risky political game run by Latin American cronies that could soon end in disaster, with an impact that could be felt across North America.

According to the hype, Peña Nieto has already transformed the political landscape in Mexico after only four months in office. Time magazine hasnamed him one of its "100 Most Influential People in the World," claiming that he "combines Reagan's charisma with Obama's intellect and Clinton's political skills." The Financial Times raves that with the death of Venezuela's Hugo Chávez, Peña Nieto may now take up the torch of Latin American leadership and revive the "Washington Consensus" that predominated in the region during the 1980s and called for drastic restrictions in social spending and the implementation of "trickle-down" neoliberal economic policies. The Washington Post editorial board suggests that "Washington should be cheering Mexico's gridlock busting -- and taking it as an example." Meanwhile, Thomas Friedman, of the New York Times, has called Mexico the "Comeback Kid" and Shannon O´Neill argues in Foreign Affairsthat Mexico has now "made it."

Such exaggerations have no basis in reality. Even after months of an expensive, high-profile media blitz, Peña Nieto has begun his administration with the lowest public approval rating of any Mexican president over the last two decades. Only 50 percent of Mexicans approve of his presidency today, much less than the 70 percent who supported the first non-PRI president, Vicente Fox, at the beginning of his term, according to Reforma newspaper. Peña Nieto's approval rating is even lower than that for presidents Ernesto Zedillo and Felipe Calderón at the disastrous crisis-ridden beginnings of their terms, according to the same source.

A recent poll also shows increased public skepticism in Peña Nieto's, "Pact for Mexico," Today, only 21 percent of the population believes that this pact will benefit them while 31 percent are convinced that it will harm them. This same independent poll reveals that the majority of the population perceives the agreement to be in the interests principally of the political parties and big business. Only 35 percent think that the country as a whole will benefit...

CONTINUE READING AT FOREIGN POLICY (Free Online Registration)