Monday, March 25, 2013

"El consenso de los oligarcas" (Revista Proceso, 24 marzo de 2013)

Carlos Slim y Emilio Azcárraga/ Foto: Proceso

La unificación bajo un solo mando de las diversas expresiones de la oligarquía mexicana y de la clase política nacional no es motivo de celebración sino de preocupación. En teoría la democracia representativa y el constitucionalismo moderno sirven para controlar los excesos del poder económico y limitar los abusos del poder público. Pero para funcionar en la práctica, se requiere de una sociedad diversa y empoderada, con una variedad de intereses en conflicto. Sin una vibrante pluralidad política que constantemente cuestiona las decisiones de la autoridad y llama a cuentas a los poderes fácticos, las instituciones rápidamente dejan de defender el bien público y terminan por cuidar solamente los intereses de los poderosos.

Es un grave error confundir la “modernidad” con el consenso. Las sociedades modernas son precisamente aquellas que fomentan el debate y permiten el florecimiento de la más amplia diversidad de puntos de vista. La modernidad tampoco significa el fin de las “ideologías”. Al contrario, las sociedades avanzadas son precisamente aquellas donde conviven todas las ideologías en absoluta igualdad de condiciones.

Ian Shapiro, destacado teórico de la Universidad de Yale, ha definido la democracia como “un medio para manejar relaciones de poder con el fin de minimizar la dominación”. De acuerdo con esta definición, el sistema político en México hoy se encontraría de cabeza. Con la consolidación del Pacto por México como el nuevo poder supremo de la nación, nuestras instituciones supuestamente democráticas se habrían convertido en medios muy efectivos para “manejar relaciones de poder” pero con el fin de maximizar, en lugar de minimizar, la dominación.

Las reformas laboral, educativa y de telecomunicaciones, así como la próxima reforma energética, tienen el propósito de expandir las oportunidades de explotación para los empresarios más poderosos del país, así como minimizar el control ciudadano. La absoluta exclusión de la sociedad civil en el debate y la discusión de estas modificaciones legales es el indicador más claro de su verdadero objetivo....

"MEXICO'S FUTURE: IN SEARCH OF A NEW DEMOCRATIC EQUILIBRIUM" W/LIVE WEB CAST (Proyección en vivo en IIJUNAM) APRIL 1-2, 2013


Center for Latin American & Latino Studies, American University
Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM


MEXICO’S FUTURE: 

IN SEARCH OF A NEW DEMOCRATIC EQUILIBRIUM


Monday, April 1st 6-7:30 PM EST (16-17:30 hrs. DF)
Tuesday, April 2nd 9:30 AM-4:45 PM EST (7:30-14:45 hrs. DF)


PROYECCIÓN EN VIVO EN AULA "NICETO ALCALÁ ZAMORA" DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS, UNAM (INFO AQUÍ)


Coordinadores:
Eric Hershberg - John Ackerman


This two-day symposium seeks to challenge conventional thinking about Mexico’s future and explores the possibilities for the construction of a new democratic equilibrium by identifying key levers for social, political and economic change.

MONDAY, APRIL 1st

BUTLER BOARD ROOM, AMERICAN UNIVERSITY

ENVISIONING A NEW EQUILIBRIUM

6:00– 7:30 PM, hora de Washington, DC
16:00 a 17:30 hrs, horario de la Ciudad de México


JOHN M. ACKERMAN, IIJ-UNAM
FRANCISCO GONZÁLEZ, Johns Hopkins University
HÉCTOR DÍAZ-POLANCO, CIESAS-DF
MAX PAUL FRIEDMAN, American University
Moderator: ERIC HERSHBERG

TUESDAY, APRIL 2nd

ABRAMSON FAMILY FOUNDERS ROOM
AU SCHOOL OF INTERNATIONAL SERVICE


PUBLIC INSTITUTIONS & ACCOUNTABILITY


9:30-11:15 AM, hora de Washington, DC
7:30 a 9:15 hrs, horario de la Ciudad de México


EDGARDO BUSCAGLIA, Columbia University / UNAM
IRMA E. SANDOVAL, IIS-UNAM
DIANE DAVIS, Harvard University
STEPHEN MORRIS, MTSU
Moderator: TODD EISENSTADT

DEVELOPMENT, INEQUALITY AND GROWTH

11:30 AM -1:15 PM, hora de Washington, DC
9:30 a 11:15 hrs, horario de la Ciudad de México

LUIS FELIPE LÓPEZ CALVA, World Bank
DUNCAN WOOD, Woodrow Wilson Center
ROBERT BLECKER, American University
EUGENIA CORREA, IIE- UNAM
Moderator: ERIC HERSHBERG

THE FUTURE OF U.S.-MEXICO RELATIONS


3:00-4:45 PM, hora de Washington, DC
14:00 a 15:45 hrs, horario de la Ciudad de Méxic
o

ROBERT PASTOR, American University
LAURA CARLSEN, Center for International Policy
CLARE SEELKE, Congressional Research Service
IMER B. FLORES, IIJ-UNAM
Moderator: LOUIS GOODMAN

LINK TO FULL POSTER

Monday, March 18, 2013

"Reacomodo de fichas" (La Jornada, 18 de marzo de 2013)

Foto: Cristina Rodríguez, La Jornada
El beneplácito de la plutocracia mexicana a la propuesta de reforma en materia de telecomunicaciones no debería sorprender a nadie. Carlos Slim, Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas, Joaquín Vargas y los otros magnates mediáticos son los que más se beneficiarán de los jugosos nuevos negocios que se crearían a raíz de la reforma. Las modificaciones legales también permitirá a Enrique Peña Nieto manejar a su antojo un enorme botín de nuevas licitaciones, contratos y nombramientos para pagar favores a sus amigos y cooptar a sus rivales. En suma, la iniciativa no genera una coyuntura favorable para una redistribución democrática de poder, sino solamente para un reacomodo de fichas en el mismo tablero de siempre.

Si se aprueba la reforma, Slim podrá participar plenamente en la televisión, Azcárraga en el mercado de la comunicación celular y Vargas en los dos. La nueva figura de "concesiones únicas" acabaría con las barreras que hoy existen entre las diferentes ramas de las telecomunicaciones. No fue coincidencia que el mismo día en que se presentó la iniciativa se haya desechado en tribunales la impugnación de la fusión Televisa-Iusacell, una alianza precisamente entre la empresa televisiva más grande del país y una importante empresa de telefonía celular.

Sin la reforma, empresas como Televisa y Telmex rápidamente perderían su rentabilidad, ya que se mantendrían encapsuladas dentro de sus concesiones respectivas. La reforma salva la vida de estas empresas y ayuda a sus dueños a diversificar sus inversiones para poder adaptarse a la conversión tecnológica y transición digital que hoy están transformando radicalmente las telecomunicaciones en el mundo.

Es ingenuo pensar que estas empresas aplauden la reforma porque hayan "doblado" la cabeza ante el "mensaje" que se mandó con la detención de Elba Esther Gordillo, como ha señalado Purificación Carpinteyro. Los oligarcas respaldan la iniciativa porque ellos mismos la pidieron y saben perfectamente bien que Peña Nieto jamás se atrevería a tocar con el pétalo de una rosa su absoluta impunidad...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Sunday, March 10, 2013

"100 días de fuegos de artificio" (Revista Proceso, 10 de marzo de 2013)


Enrique Peña Nieto y Arturo Montiel/ Foto: proceso, 
Enrique Peña Nieto ha arrancado su sexenio de la misma manera en que dio inicio a su campaña presidencial. Durante sus primeros cien días en el poder ha emprendido un desesperado esfuerzo por apantallar e intimidar a sus rivales políticos y a la sociedad entera. En respuesta, hoy se requiere una contundente acción ciudadana para romper de nueva cuenta el hechizo del supuesto poder arrasador de la maquinaria priista. En 2012 fueron los valientes jóvenes de la Universidad Iberoamericana quienes sacudieron nuestras conciencias y nos empujaron a la acción. ¿Quiénes seguirán su ejemplo y tomarán la batuta del liderazgo social en 2013?

El PRI sigue al pie de la letra la estrategia de “shock and awe” (conmoción y pavor) desarrollada por el ejército estadounidense, y redactada por Harlan Ullman y James Wade de la Universidad de la Defensa Nacional (resumen aquí: http://ow.ly/irGgM). Esta doctrina se basa en el despliegue de vistosas muestras de fuerza intimidatoria al principio de una campaña militar con el fin de paralizar y desmoralizar al enemigo en preparación para la introducción de las tropas terrestres. 

En 2012, el intenso bombardeo de espectaculares en cada rincón de la República, encuestas de dudosa procedencia, entrevistas pagadas, y costosos “regalos” a la población buscaban generar al principio de la campaña electoral la impresión de la inevitabilidad del triunfo de Peña Nieto. Hoy, en cambio, el objetivo es neutralizar la oposición política y social para que el pueblo se resigne a regalar su oro negro a Halliburton y Exxon-Mobil. En ambos casos, la apuesta es al desánimo y la desmovilización social. El debate democrático, el análisis crítico y la participación ciudadana constituyen los adversarios a vencer....

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ 

Monday, March 4, 2013

"Zapatazo" (La Jornada, 4 de marzo de 2013)

Consejo Político del PRI/Foto: C. Rodríguez, La Jornada 
La coreografiada detención de Elba Esther Gordillo no es un signo de fortaleza sino de debilidad del Estado democrático. En lugar de convencer a la sociedad y ganarles a sus adversarios en el terreno del debate público, Enrique Peña Nieto toma la ruta más fácil de simplemente encarcelar a uno de sus rivales más importantes. De manera similar a Felipe Calderón, Peña Nieto inicia su sexenio con una desesperada búsqueda de reconocimiento personal para compensar su falta de legitimidad electoral.

Se equivocan quienes comparan el encarcelamiento de Gordillo con el "quinazo" de Carlos Salinas de Gortari. En realidad, Peña Nieto no sigue el guión de su supuestamente audaz padrino, sino el del inepto y belicoso Calderón. En 1988, el PRI todavía contaba con una poderosa hegemonía sobre la política nacional. La detención de Joaquín Hernández Galicia, así como las obligadas renuncias de numerosos gobernadores y otros altos funcionarios públicos durante el sexenio de Salinas, permitieron al entonces presidente reafirmar su mando dentro de la piramidal estructura de poder que todavía permanecía intacta.

Hoy el contexto es radicalmente diferente: 38.2 por ciento de la votación comprada en las urnas por el nuevo partido de Estado simplemente no le basta a Peña Nieto para emprender reformas tan agresivas para la economía y el bienestar social como la privatización de Pemex o la imposición del IVA en alimentos y medicinas. La fuerza del PRI de hoy no tiene nada que ver con la del PRI de antaño. Supimos lo que fue el tránsito por el desierto durante 12 añosfuera de Los Pinos, ha comentado el actual presidente del PRI, César Camacho.

Lo de Peña Nieto hoy no es un mensaje hacia dentro para reafirmar el mando personal sobre una pirámide política que ya no existe, sino un golpe mediático orientado a inflar artificialmente al ocupante de Los Pinos en la imagen pública con objeto de distraer e intimidar a la oposición política. Una estrategia similar ya fue ensayada el pasado 1º de di­ciembre. El encarcelamiento de Gordillo combina perfectamente con la brutalidad policiaca y las detenciones arbitrarias el día de la toma de posesión (mi análisis: http://ow.ly/ig27c )...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA