Monday, December 24, 2012

"El otro pacto de Peña Nieto" (La Jornada, 24 de diciembre de 2012)

Olga Reyes Salazar habla en el acto "1 Minuto X No + Sangre"
Enrique Peña Nieto dice repudiar la estrategia de Felipe Calderón de declarar la guerray decapitar las principales organizaciones criminales. A diferencia de ello, el nuevo gobierno ha señalado que buscará fortalecer las instituciones públicas para reducir la incidencia de los delitos más dañinos como homicidio, extorsión, secuestro y robo con violencia. Sin embargo, parecería que en realidad el eje principal de la nueva estrategia de seguridad será tender la mano a los capos del narcotráfico para que ellos también se incorporen al "Pacto por México". Así no sería suficiente con la participación de los líderes de la muy confiable clase política nacional, sino que también habría que robustecer la "unidad nacional" con la incorporación de los muy respetables dirigentes de los grupos delincuenciales más sangrientos.

A primera vista, pareciera que milagrosamente los sueños del movimiento "No + Sangre" se habrían colmado. Recordemos aquel 8 de enero de 2011, cuando destacados caricaturistas como Rius, El Fisgón, Hernández y Helguera unieron esfuerzos con el diseñador gráfico Alejandro Magallanes para lanzar esta poderosa iniciativa que buscaba poner fin a la "guerra" de Calderón. Rápidamente miles de intelectuales, escritores, activistas, víctimas, periodistas y artistas se unieron a la causa. Uno de los momentos cumbre del movimiento fue la bella jornada de "Un minuto x No + Sangre", celebrado el 6 de junio de 2011, donde participaron cientos de víctimas y destacadas figuras públicas que incluyeron a Olga Reyes Salazar, Miguel Ángel Granados Chapa, Genaro Góngora Pimentel y Lydia Cacho, entre otros. El reclamo principal de quienes impulsamos tal iniciativa fue la exigencia de poner fin al baño de sangre e iniciar la verdadera búsqueda de la paz y la seguridad de los mexicanos, tal como lo resumimos en un par de artículos en aquellas fechas, tanto en español (ow.ly/gjZC6) como en inglés (ow.ly/gjZDa).

Los ataques desde el gobierno y los medios oficialistas no se hicieron esperar. A los promotores de la iniciativa se nos descalificó como cómplices del narco y se lanzó una contraofensiva ideológica con el "Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia". En lugar de escuchar los reclamos de la sociedad, Calderón en su eterna terquedad sólo buscó imponer una nueva "percepción" de la violencia en los medios para poder continuar con la errada estrategia gubernamental de siempre.

Hoy el discurso es diferente, pero los fines que se persiguen no tienen nada que ver con aquellas exigencias del movimiento No + Sangre. En lugar del establecimiento del estado de derecho se buscar retornar a las estrategias de complicidad y negociación del pasado...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA