Tuesday, March 29, 2011

"El espejismo de Marcelo" (Revista Proceso, 27 de marzo de 2011)

Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard
(Foto: Octavio Gómez/proceso.com)
La estrategia política de Marcelo Ebrard rumbo a las elecciones de 2012 es transparente. El jefe de Gobierno aspira a mantener la “unidad” de la izquierda política y atraer votantes de la “clase media” con el fin de ganar, primero, la candidatura del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y, posteriormente, la Presidencia de la República. Asimismo, el apoyo del Partido Acción Nacional (PAN) a su eventual campaña presidencial sería más que bienvenido. En este recorrido espera contar con el respaldo de la mayor parte de los medios de comunicación, así como del gran caudal de periodistas, comentaristas y encuestadores para quienes Andrés Manuel López Obrador es el mismo anticristo. 

La “cargada” a favor de Ebrard ya inició. Una serie de encuestas recientes anuncian con bombo y platillo que el jefe de Gobierno es el perredista “más popular” y que el alto porcentaje de opiniones negativas hacia López Obrador prácticamente descalifican su eventual candidatura. (Véase, por ejemplo, El Universal del 14 febrero, y Excélsior del día 28 del mismo mes.) El mismo Ebrard ha sostenido públicamente que le va “bien, bastante bien” en las encuestas y que lo colocan por encima de López Obrador. 

Sin embargo, cuando analizamos los mismos sondeos a profundidad, esta supuesta burbuja de “popularidad” se esfuma por completo. Primero, en absolutamente todas las encuestas, López Obrador rebasa a Ebrard en una proporción de 2 y hasta de 3 a 1 como el candidato presidencial preferido entre los militantes del PRD. Mitofsky reporta que 67% de los encuestados prefiere a López Obrador y únicamente 26% a Ebrard. Para El Universal las cifras son de 56% y 29%, respectivamente. Si el universo de encuestados incluyera a los militantes del Partido del Trabajo y Convergencia, esta tendencia seguramente se ampliaría. 

Pero lo que realmente debe tener preocupado a Ebrard no es su desventaja política entre los perredistas, sino su baja popularidad entre la población en general. Todas las encuestas, e independientemente de quiénes sean los candidatos del PAN y del PRI, reportan que la izquierda recibiría un mayor porcentaje de la votación si su candidato fuera López Obrador en comparación con la candidatura de Ebrard. Asimismo, los sondeos revelan que si ambos son candidatos por partidos distintos, López Obrador solamente perdería una pequeña fracción de su apoyo mientras que la votación para Ebrard se desplomaría. (Véase, por ejemplo, Enfoque / Reforma del 5 de diciembre de 2010.)...

TEXTO COMPLETO DEL ARTÍCULO DISPONIBLE EN REVISTA PROCESO

Monday, March 21, 2011

"Adiós, embajador" (La Jornada, 21 de marzo de 2011)

Photo credit: USC Center on Public Diplomacy
Con tal de mantener a Felipe Calderón tan servicial ycontento con la relación bilateral como siempre, Barack Obama por fin cedió al capricho del presidente mexicano en contra de Carlos Pascual. Una vez más los logrosde la política exterior mexicana hacia Estados Unidos se limitan al terreno estrictamente simbólico. En lugar de empecinarse en correr al diplomático, Calderón debió haber exigido avances sustanciales en la agenda bilateral.

Es cierto que la renuncia de Pascual es la primera salida de un embajador de relevancia durante la presidencia de Obama. Sin embargo, las comunicaciones oficiales de los dos gobiernos a propósito del cambio revelan que no habrá modificación alguna en las relaciones entre Washington y Los Pinos. Al contrario, el movimiento burocrático muy probablemente allanará el camino hacia una mayor subordinación de nuestro país a los designios de Estados Unidos. Desconocemos, por ejemplo, lo que Calderón ofreció a los estadunidenses a cambio de la cabeza del novio de la hija de Francisco Rojas, líder de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados.

Es muy difícil que un nuevo embajador del país vecino despache pronto en Paseo de la Reforma. Los embajadores deben ser ratificados por el Senado estadunidense, y ante la invasión a Libia y la complicada situación política en Medio Oriente es poco probable que los legisladores otorguen prioridad a la relación con México. Seguramente, tal como ocurrió a principios del mandato de Obama, pasaremos un año o aún más con un encargado de despachorepresentando a Washington...

ARTICULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Friday, March 18, 2011

"Why is Barack Obama Sending Drones to Mexico?" (The Daily Beast/Newsweek, March 18, 2011)

AP Photo/www.thedailybeast.com
President Barack Obama apparently thinks that respect for rule of law is only important north of the Rio Grande. In a desperate attempt to help Mexico´s President Felipe Calderón with his "drug war," Obama has authorized the U.S. military and other government agents to violate the Mexican constitution.

U.S. agents both actively participate in the wiretapping of drug-trafficking suspects in Mexico and carry their weapons when they travel south of the border, according to The New York Times. As of last month, U.S. military-intelligence drones similar to those deployed in Afghanistan and Iraq began to operate in Mexican airspace. Such actions are entirely unprecedented in the history of U.S.-Mexican relations and could easily backfire as the Mexican population rejects such a blatant attack on its sovereignty.

Imagine armed Mexican agents tapping phone lines and flying military planes over Texas and Arizona in search of gun-shop owners and straw-buyers responsible for arming the drug cartels in Mexico. Such actions would not be tolerated by the American people and any suggestion that this were taking place would lead immediately to a high-level congressional inquiry. Although international coordination and support is always helpful, the U.S. legal framework correctly conceives of law enforcement as an eminently domestic affair.

The same is true in Mexico. Mexican law explicitly prohibits foreign agents from carrying weapons or being directly in charge of wiretaps or criminal investigations on Mexican territory. The Mexican constitution also requires the president to gain approval of its senate before allowing foreign military operations in domestic airspace. The general outcry in Mexico against these actions is therefore not a result of backward "nationalistic elements in the political elite," as one expert has claimed, but a healthy defense of fundamental constitutional principles. This Thursday, Mexico’s foreign secretary, Patricia Espinoza, received a well-deserved shellacking at the hands of leading senators from all of the major political parties, including the sitting government’s Nacional Action party....

FULL TEXT OF ARTICLE AVAILABLE AT THE DAILY BEAST

Tuesday, March 15, 2011

"Consulta sesgada" (Revista Proceso, 14 de marzo de 2011)

Gustvo Madero y JesúsOrtega
FOTO: Octavio Ortega/Proceso.com
La consulta sobre la posibilidad de una alianza entre el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Acción Nacional (PAN) para las próximas elecciones en el Estado de México no emerge de una auténtica demanda ciudadana, sino que responde a los intereses de las cúpulas partidistas. Las destacadas personalidades que integran el Comité Técnico que organizará el proceso del 27 de marzo se equivocan al creer que su sola presencia garantizará la autenticidad del proceso.

La evidencia más clara de que el ejercicio no se realiza con un verdadero espíritu ciudadano es que los resultados no tendrán poder vinculatorio alguno. Se presupuestan 4 millones de pesos para instalar mil 200 casillas, entrenar a miles de jóvenes escrutadores y vigilar todo el proceso. Pero los mismos actores de siempre, los grandes jefes de las burocracias partidistas, serán quienes tendrán en sus manos la decisión final. 

El presidente del PAN en el Estado de México, Octavio Olivares, ha sido particularmente elocuente al respecto. En la conferencia de prensa del 7 de marzo señaló que de manera paralela se levantará una encuesta de opinión para asegurar “que no hayan sesgos” en la consulta. Asimismo, indicó que “aún no sabemos qué peso le vamos a dar a la consulta y a la encuesta”. 

Tal parece que la consulta y la encuesta serán solamente dos insumos más que en su momento podrán ser utilizados o desechados de manera discrecional para legitimar una decisión cupular. Además, queda claro que la consulta estará subordinada a la encuesta, porque la segunda cuenta con la facultad de corregir los “sesgos” de la primera, y no al revés. Es decir, ante una eventual discrepancia entre los dos mecanismos –por ejemplo, si la votación rechazara la alianza y la encuesta la avalara– se desecharía el resultado de la consulta por ser “sesgada” y en su lugar se aceptaría el resultado de la encuesta...


ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN REVISTA PROCESO (ACCESO GRATUITO), NOTICIAS NET, EL MAÑANA, EL DIARIO DEL ESTUDIANTE

Monday, March 7, 2011

"Hipocresía panista" (La Jornada, 7 de marzo de 2011)

Felipe Calderón se queja amargamente de los obstáculos del Poder Legislativo hacia sus iniciativas de reforma en materia política, laboral, energética y de seguridad pública. Los intelectuales aliados al régimen también periódicamente denuestan al Congreso por formar parte de una imaginaria "generación del no" supuestamente orientada a detener el progreso del país. Hoy, sin embargo queda claro que quienes frenan los avances democráticos no son los legisladores de la oposición, sino los diputados y los senadores del Partido Acción Nacional (PAN).

El veto que el PAN ha puesto en los últimos días a las reformas en materia de transparencia y derechos humanos es completamente injustificable. Ambas propuestas fueron consensuadas durante largos años de trabajos, con la activa participación de las bancadas del partido del Presidente. Pero hoy el PAN se echa atrás y busca cualquier pretexto para tumbar los acuerdos logrados, todo con objeto de proteger a los poderes fácticos que hoy lo chantajean de cara a la elección presidencial de 2012.

En el Senado, destacados integrantes de la bancada del PAN se oponen a la inclusión de la prohibición de la discriminación a las personas por motivo de sus preferencias sexuales, bajo el argumento ridículo de que esto podría legalizar la pederastia. Ignoran que el derecho a no ser discriminado jamás puede ser utilizado para justificar la comisión de un delito. Su rechazo a esta inclusión sólo evidencia su total subordinación a una jerarquía católica cada día más ensoberbecida y empoderada políticamente...
 
ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Wednesday, March 2, 2011

"Obama's Mexico Standoff" (The Daily Beast/Newsweek, March 2nd, 2011)

Alexandre Meneghini / AP Photo; J. Scott Applewhite / AP Photo(www.thedailybeast.com)
Political stability is at risk not only in the Middle East, but also south of the U.S. border. The Mexican people are getting increasingly frustrated with the failure of President Felipe Calderón to win the “drug war” and resolve their basic needs. They could soon take matters into their own hands. When Calderón visits Washington on Wednesday and Thursday, President Obama and House Speaker John Boehner should use the opportunity to announce concrete new measures in support of the Mexican people. Otherwise, the emerging discontent could lead to a repudiation not just of Calderón but also of the entire U.S. political establishment.

Surprisingly, Mexico is one of the most “anti-American” countries in the world. A recent global survey conducted by the BBC revealed that only 13 percent of the population has a “mainly positive” view of the U.S.’s worldwide influence, while 49 percent has a “mainly negative” one. Of the 28 countries surveyed, only Pakistan and Turkey have stronger anti-American sentiment. Both the Egyptians and the Chinese are far more positive than the Mexicans.

To an extent, these perceptions are linked to history and geography. Mexico lost a third of its territory to the U.S. during the Mexican-American War of 1846-48. And U.S. troops occupied Mexican territory at two crucial moments during the Mexican revolution of 1910-17.

But the negative views of the U.S. derive principally from what’s happening now. Hundreds of migrants die trying to cross the border each year. Incidents of U.S. border agents shooting or killing Mexicans, often for no apparent reason, are not uncommon. The number of deportations from the U.S. has risen sharply in recent years, and the Obama administration has made absolutely no progress on immigration reform...

FULL TEXT OF ARTICLE AVAILABLE AT THE DAILY BEAST

FOR ACCESS TO OTHER RECENT ARTICLES BY JOHN M. ACKERMAN IN ENGLISH ON MEXICO AND US-MEXICO RELATIONS CLICK HERE