Wednesday, December 30, 2009

"Las lecciones del caso Beltrán Leyva" (La Jornada, 28 de diciembre de 2009)

Es hora de deshacerse de los discursos grandilocuentes y los golpes mediáticos para iniciar con seriedad y compromiso una nueva etapa en el combate al narcotráfico. El asesinato de Arturo Beltrán Leyva no fue el primer paso en una victoria” emergente contra la delincuencia organizada, sino únicamente un ejemplo más del carácter rudimentario e ilegal de la estrategia de Felipe Calderón, quien ha declarado que su “objetivo supremo es hacer que la justicia legítima del estado de derecho prevalezca sobre la acción violenta, arbitraria y cobarde de los criminales.” Sin embargo, en los hechos su gobierno actúa con la misma violencia, arbitrariedad y cobardía que los delincuentes que dice perseguir.

Queda claro que el operativo no se realizó con la intención de detener a Beltrán Leyva, sino de matarlo. Más allá de lo denigrante y la sospechosa manipulación del cuerpo sin vida del narcotraficante, la alteración ilegal de la escena del crimen también asegura que nunca sabremos exactamente cómo murió el llamado Jefe de jefes. ¿Lo alcanzó una bala certera de un Rambo altamente adiestrado mientras el capo se apuntaba con su pistola por la ventana, tal como ocurre en las películas de Hollywood? O, de lo contrario, ¿fue Beltrán ultimado por un tiro de gracia de un marine con sed de venganza, emocionado de encontrarse cara a cara con su rival (y cómplice)? Para esclarecer estas dudas, el gobierno federal y el gobierno del estado de Morelos deberían dar a conocer inmediatamente los resultados de las necropsias que se hayan realizado a los cuerpos muertos en el operativo.

El papel que se asignó a los infantes de marina en el operativo fue a todas luces ilegal. El artículo segundo de la Ley Orgánica de la Armada de México señala que la fuerza naval únicamente puede intervenir en “las zonas marinas mexicanas”, situación que evidentemente no se aplica en Cuernavaca y menos en el conjunto habitacional Altitude. Asimismo, el artículo 129 de la Constitución dice a la letra que “en tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”. En su interpretación de este artículo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sido muy clara al señalar que implica una prohibición tajante a que las fuerzas armadas puedan ser utilizadas para labores diferentes a las explícitamente autorizadas por la ley.

Artículo completo disponible en:

http://www.jornada.unam.mx/2009/12/28/index.php?section=opinion&article=013a2pol

Sunday, December 20, 2009

"Reforma política y engaño ciudadano" (Revista Proceso, 20 de diciembre de 2009)

El decálogo de reforma política presentado por Felipe Calderón la semana pasada implica más continuidad que cambio. Con su iniciativa, el Presidente de la República no hace más que repetir la vieja tradición establecida durante el largo reino del partido de Estado de presentar periódicamente grandes “reformas políticas” que, si bien aparentan cierta apertura democrática, en los hechos buscan inclinar a su favor la balanza del poder político.

Habría que aplaudir que después de nueve años de gobiernos de la alternancia, un presidente panista finalmente se haya atrevido a proponer importantes reformas al Estado Mexicano. Con ello se abre una coyuntura muy positiva para establecer un debate nacional sobre el tema. Sin embargo, el paquete de reformas presentado por Calderón es una propuesta coyuntural, parcial y cortoplacista.

El texto de la iniciativa proclama que sus dos objetivos centrales son “fortalecer el vínculo entre la ciudadanía y el sistema político” y “consolidar nuestras instituciones”. Pero en realidad los principales fines son el fortalecimiento del vínculo entre “los votantes” y el “PAN”, la destrucción de las bases de apoyo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y una compensación institucional por la falta de legitimidad e influencia pública con la que cuenta el actual presidente. En suma, el partido en el gobierno busca lograr por medio de reformas legales lo que no ha podido conseguir ni en las urnas y ni con el cotidiano ejercicio del poder.

Texto completo del artículo disponible en:
http://wp.proceso.com.mx/?p=83066

Monday, December 14, 2009

"Justicia y democracia" (La Jornada, 14 de diciembre de 2009)

La Cámara de Senadores ha empezado a dar pasos definitorios hacia la democratización de la justicia mexicana. Si los diputados federales y la mayoría de las legislaturas estatales avalan las modificaciones constitucionales aprobadas por el Senado el pasado jueves, tendríamos las condiciones ideales para la transformación del juicio de amparo y para la introducción de la figura de las acciones colectivas.

A diferencia de su desempeño en los recientes nombramientos para puestos claves del Estado mexicano, esta vez los señores senadores sí desplegaron sus esfuerzos y voluntades para movilizar la amplia pluralidad política que caracteriza a este cuerpo colectivo en favor de la mayoría de los mexicanos.

No sería recomendable, sin embargo, que la Cámara de Diputados aprobara al vapor las reformas sin primero entenderlas, analizarlas y debatirlas a profundidad. De la misma manera en que la semana pasada de manera adecuada se decidiera postergar la aprobación de las modificaciones a la Ley Federal de Radio y Televisión y la creación de una nueva Ley de Asociaciones Público-Privadas, hoy también las reformas propuestas a nuestro sistema de justicia constitucional ameritan una discusión más amplia antes de su ratificación.

Artículo completo disponible en:

http://www.jornada.unam.mx/2009/12/14/index.php?section=opinion&article=015a2pol

"Monopolio, competencia y regulación" (Revista Proceso, 13 de diciembre de 2009)

Si tuviéramos un concurso para coronar la disposición constitucional más violentada y atropellada, entre las finalistas no podría faltar el artículo 28 de la Carta Magna, que a la letra señala: "…quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos…".
Carlos Slim controla más del 80% del mercado de la telefonía fija y el 70% de la telefonía móvil; Televisa, el 70% de la televisión abierta; Cemex, el 80% de la producción de cemento, y Grupo Modelo, el 63% del mercado de cerveza. Los mercados de leche, huevo, tortilla, pan blanco y servicios financieros también son controlados por dos o tres empresas cada uno. No es por nada que nuestro país ha recibido una calificación reprobatoria de 3.5 (de un total de 7 puntos) en materia de política antimonopolios por parte del Foro Económico Mundial.
En México el "neoliberalismo" ha resultado ser todo menos "liberal" ya que, en lugar de fomentar un mercado competitivo, las reformas económicas de las últimas dos décadas han estado basadas en el fortalecimiento de grandes consorcios empresariales que controlan sus respectivos ramos de la economía.
Artículo completo disponible en:
http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/74855 (Revista Proceso)
http://www.tribunadeloscabos.com.mx/newpage/index.cfm?op=por&recordID=86972&seccion=Opinion (Tribuna de los Cabos)

Monday, December 7, 2009

Entrevista in extenso sobre la reforma del Estado (6 de diciembre de 2009, Revista Siempre!)

Construir un edificio, no sólo una escalera, sin segundo piso, ni una ventana sin pared. La reforma del Estado. Propuesta del IIJ-UNAM para la actualización de las relaciones entre poderes del sistema presidencial mexicano es una visión de Estado, es pensar de manera global y ver este año 2010 como una oportunidad no solamente de lanzar una u otra propuesta electorera, sino de construir una visión de Estado nuevo que ayude a resolver los problemas de los ciudadanos mexicanos en el siglo XXI, afirma John Ackerman, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

“En mi opinión muy personal y particular sobre el tema, resumiría este esfuerzo colectivo como una forma para reconstruir las bases para la legitimidad y la toma de decisiones dentro de un momento democrático”. El documento La reforma del Estado. Propuesta del IIJ-UNAM para la actualización de las relaciones entre poderes del sistema presidencial mexicano es un estudio que el senador de la República por medio del Instituto Belisario Domínguez pidió a un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Jurídicas, coordinados por el doctor Daniel Barceló, para reflexionar y realizar propuestas concretas con respecto a la vigencia y las formas necesarias para el sistema presidencialista en México.

John Ackerman señala: “Lo que proponemos en este documento es una visión de Estado, hacia dónde debería estar yendo el Estado mexicano, qué tipo de reformas se tendrían que hacer para consolidar su efectividad y su capacidad de resolver los problemas de los ciudadanos. Se pueden debatir muchas propuestas específicas como la reelección legislativa y la reducción en la cantidad de senadores o diputados, que a mí me parecen propuestas equivocadas, aunque articuladas con otras igual me puedes convencer, pero la idea en general es pensar de manera global y ver este año 2010 como una oportunidad no solamente de lanzar una u otra propuesta electorera, sino de construir una visión de Estado nuevo que nos puede ayudar a resolver los problemas de los ciudadanos mexicanos en el siglo XXI”.

Texto completo de la entrevista disponible en:

http://www.siempre.com.mx/index/index.php?option=com_content&view=article&id=1558:reformar-el-estado-john-ackerman&catid=39:editorial

Video de la entrevista disponible en Siempre! TV: http://www.siempre.mx

Texto completo del estudio del Instituto de Investigaciones Jurídicas, disponible en: http://www.juridicas.unam.mx/invest/RefEdo.pdf