Sunday, September 27, 2009

Senado: el beneficio de la certeza (Revista Proceso, 27 de septiembre de 2009)

La verdadera democracia no se construye con discursos grandilocuentes, acuerdos cupulares y “buenas maneras”, sino a través de acciones cívicas y pacificas que sin tregua ni claudicación ataquen de frente las tan arraigadas tendencias autoritarias de nuestra cultura y práctica políticas. Solamente de esa forma los mexicanos conseguiremos evitar el total hundimiento de la transición democrática del país.

La respuesta que Porfirio Muñoz Ledo diera al informe de Ernesto Zedillo de 1997 representó un momento histórico precisamente porque rompió con todas las formas del viejo régimen de partido de Estado. Súbitamente, con el inicio de la 57 legislatura, el pueblo mexicano se dio cuenta de que el “emperador” carecía no solamente de su capa de terciopelo sino que realmente estaba desnudo. En su lugar, el Congreso de la Unión se erigió como garante de la pluralidad y la legalidad del país.

Un acto histórico de similar hubris legislativa ocurrió el lunes pasado cuando el senador Pablo Gómez interrogara magistralmente y de forma directa al ahora procurador Arturo Chávez durante su comparecencia ante la Comisión de Justicia: “¿Qué clase de órdenes aceptaría usted del Presidente de la República?” “¿Cómo organizaría a la Policía Ministerial?” “¿Usted podría definir el concepto de ‘control de la delincuencia’?” “¿Nos podría usted brindar una definición sociológica de delito?” “¿Nos podría explicar la diferencia entre los conceptos de crimen y de delito?” “¿Cuál es su visión de las ‘nuevas formas de criminalidad’ en la sociedad actual?” “¿Cuáles son las causas jurídicas, sociales, económicas y culturales del narcotráfico?” “¿Usted podría probar que la marihuana produce adicción?” “¿Usted considera que el delito de aborto voluntario implica un daño social o sólo expresa una reacción social?”


Artículo completo disponible en:

http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/72761

http://www.tribunadeloscabos.com.mx/newpage/index.cfm?op=por&recordID=82850&seccion=Opinion (Tribuna de los Cabos)

Monday, September 21, 2009

TEDF: valentía e independencia judicial (La Jornada, 21 de septiembre de 2009)

La decisión del Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF) de anular las elecciones para jefe delegacional en Miguel Hidalgo y Cuajimalpa demuestra que en materia de institucionalidad democrática no todo está perdido en el país. Contra viento y marea y bajo el constante acoso de los medios de comunicación, así como de la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), los magistrados locales Adolfo Riva Palacio, Alejandro Delint y Darío Velasco han dado un ejemplo histórico de autonomía judicial.

Los poderes del status quo ya se aprestan a esparcir el típico rumor de la participación de conspicuos actores con intereses oscuros atrás del intolerable acto de desobediencia del TEDF. En el esquema de los poderosos simplemente no cabe la posibilidad de que existan mujeres y hombres verdaderamente honestos que no transijan con la manipulación de la ley y la defraudación de la voluntad ciudadana.

Una lectura cuidadosa de las sentencias emitidas el pasado 4 y 7 de septiembre por el TEDF demuestra que los magistrados de ninguna manera actuaron por consigna, sino por un férreo compromiso con la defensa del espacio público y la equidad electoral. Con base en una serie de formalismos y tergiversaciones legales, el Partido Acción Nacional (PAN) buscó echar abajo los dictámenes del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) que habían acreditado el abusivo rebase de los topes de campaña tanto de Demetrio Sodi como de Carlos Orvañanos.

Artículo completo disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2009/09/21/index.php?section=opinion&article=018a2pol

Sunday, September 13, 2009

"Calderón: un balazo al pie" (Revista Proceso, 13 de septiembre de 2009)

La ocurrencia de Felipe Calderón de proponer la eliminación de la Secretaría de la Función Pública ratifica una vez más el absoluto desprecio del Presidente en turno hacia la rendición de cuentas y el combate a la corrupción. Más que darse por vencido en esta importante tarea, hoy más que nunca resulta necesario redoblar los esfuerzos para evitar el mal uso de los escasos recursos públicos.
El dinero utilizado para fiscalizar y monitorear el desempeño gubernamental no debe ser visto como un gasto, sino como una inversión sumamente rentable. Un buen contralor o auditor puede llegar a recuperar recursos en cantidades muchos mayores a lo que cuesta financiar su operación.
Una de las causas más importantes tanto de la crisis económica como de la crisis en materia de seguridad pública es la metástasis de la corrupción a lo largo y ancho de la administración pública federal. Las complicidades de políticos, servidores públicos y poderosos empresarios dañan severamente la posibilidad de consolidar una economía de mercado que funcione de manera libre y eficiente. Asimismo, la confabulación de las fuerzas policiacas con la delincuencia organizada anula cualquier intento de combatir el narcotráfico. Para resolver las crisis actuales y evitar futuros desastres económicos y políticos, habría que gastar más, no menos, en el control y vigilancia de los recursos públicos.
Artículo completo disponible en:

Monday, September 7, 2009

CDHDF: Dados cargados (La Jornada, 7 de septiembre de 2009)

Los dados están cargados en el proceso de renovación del titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF). Ya es vox pópuli que tanto el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, como el actual ombudsman capitalino, Emilio Álvarez Icaza, tienen candidata. En lugar de permitir a las organizaciones de la sociedad civil expresarse libremente y a los diputados de la Asamblea Legislativa decidir de manera autónoma, ambos funcionarios están dispuestos a “conducir” el proceso para asegurar la llegada de una persona que no haga demasiadas olas en la materia.

Empieza mal la temporada de nombramientos de más de una decena de cargos claves del Estado mexicano en lo que resta del año. Uno esperaría que las autoridades del Distrito Federal buscaran dar un ejemplo de transparencia y equidad. Lamentablemente, hasta la fecha, todo indica que atestiguaremos otra elección de Estado en la que pesará más la venia de las autoridades que la trayectoria y las propuestas de los candidatos.

En este caso, la candidata oficial, Mariclaire Acosta, afortunadamente resulta ser una conocedora de los derechos humanos. Sin embargo, dista mucho de ser la persona idónea para el puesto. Acosta fue una destacada promotora del “voto útil” en las elecciones de 2000 y fue premiada por su apoyo a Vicente Fox con un jugoso cargo en la Secretaría de Relaciones Exteriores bajo el mando de su amigo Jorge Castañeda. Hoy, con el apoyo de algunos destacados “anulistas”, pretende erigirse en la principal defensora de los derechos humanos en la capital del país.

Artículo completo disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2009/09/07/index.php?section=opinion&article=017a1pol