Tuesday, July 28, 2015

"Imperdonable" (Revista Proceso, 26 de julio, 2015)

Niños protestan en Ostula por la muerte de Idilberto Reyes
In memoriam Idilberto Reyes, otro niño héroe caído en la lucha por un nuevo amanecer

John M. Ackerman

Joaquín El Chapo Guzmán sigue li­bre, pero Cemeí Verdía, dirigente social y líder de la policía comunitaria de Ostula, Michoacán, se encuentra ahora tras las rejas. Fernanda Said Pretelini, cuyo principal “mérito” es ser sobrina del presidente de la República, cuenta con un decoroso empleo en Petróleos Mexicanos (Pemex), mientras las “re­formas estructurales” del Pacto por México mandan a miles de maestros y trabajadores petroleros a las filas del desempleo. Y en respuesta a la con­solidación del poder del crimen or­ganizado en todo el país, las Fuerzas Armadas se lanzan contra niños inde­fensos al grito de “¡Vivan Los Caballe­ros Templarios!”.

¿Para quiénes trabajan los indi­viduos que hoy tienen tomado por la fuerza a Los Pinos? Ya no debería quedarle a nadie el menor resquicio de duda. Somos malgobernados por un grupo de empleados de las más oscuras, violentas y corruptas mafias nacionales e internacionales. El único interés de quienes hoy encabezan las instituciones del Estado mexicano es llenar sus bolsillos al amparo del poder público.

Cada vez más personas se dan cuenta de la traición de nuestros go­bernantes a los principios básicos de soberanía popular y justicia social enarbolados por la Constitución que nos rige. La ausencia de grandes movili­zaciones en el Zócalo capitalino durante los últimos meses de ninguna manera implica la existencia de una conformidad social generalizada.

Literalmente todos los días hay nue­vas protestas sociales a lo largo y ancho de la República Mexicana. La carestía, el desempleo, la corrupción y la inseguridad van generando un enorme descontento social que burbujea con cada vez mayor fuerza debajo de la imagen falsa e hipócri­ta de “normalidad democrática” que quie­re proyectar el actual gobierno federal a los corredores de bolsa en los principales centros del capital financiero mundial...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Wednesday, July 22, 2015

"Three Birds with One Stone: Liberalism, Revolution and the Rule of Law" (Política Común, University of Michigan, July 2015)


John M. Ackerman

The essays collected in this issue of Política Común demonstrate that Mexico is an ideal site for the study of the contradictions and paradoxes which undergird the “rule of law” in post-colonial contexts. We should not be fooled by the disaster of contemporary Mexico: the gruesome “drug war” carnage, rampant poverty, increasing inequality, fraudulent elections, environmental destruction and runaway corruption. Even after three decades of relentless neoliberal attack, Mexico today still has one of the most progressive and powerful Constitutions in the world. And the legacy of the social revolution of 1910, partially embodied in the 1917 Constitution still with us today, continues to resist and subsist embedded in the “common sense” of millions of contemporary Mexicans.
Indira Esparza en su graduación de UC San Diego

In Mexico, the demand for the restauration of legality is therefore simultaneously a search to resurrect revolution and to mobilize society, or at least it can have such a subversive character. Legality always and everywhere potentially has at least two faces, as a tool of domination and as a shield against the abuse of power. But in Mexico it has a third: that of subversion and transformation of the status quo.

It is not common for law and legal discourse to hold the seeds of the creative destruction of the legal order that they simultaneously hold in place. Many legal systems, and almost all of those in the Americas, can trace their origins to revolutions, independence struggles or popular uprisings. Nevertheless, their central role today is to consolidate, institutionalize or otherwise fix in place the real or perceived achievements of the victorious struggles of the past. Incremental, or even profound, legal change is permitted in so far as it is necessary to respond to changing international, demographic and social conditions, but the legal order only rarely directly undermines itself.

In Mexico things are different. Here law is still of course “law” in so far as it can and is systematically used both to repress and to protect. But the radically unresolved and indeterminate outcome of post-revolutionary state building has created an internal rupture within the “rule of law” or “Estado de derecho” itself which opens up enormous possibilities for self-effacing creative destruction...

FULL TEXT AVAILABLE AT POLÍTICA COMÚN

Monday, July 20, 2015

"Mafiocracia en fuga" (La Jornada, 20 de julio, 2015)

Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto
John M. Ackerman

Enrique Peña Nieto es el principal responsable de la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán. Desde el 1º de diciembre de 2012, el Pre­sidente de la República en funciones se ha dedicado a desmantelar las instituciones del Estado y a debilitar la voz ciudadana en los asuntos públicos. En su lugar, el actual ocupante de Los Pinos ha establecido, con la activa participación de los partidos del Pacto por México, una "mafiocracia" al servicio de los intereses políticos, económicos y criminales más poderosos del país.

La fuga de El Chapo y la adjudicación de los primeros contratos petroleros de la ronda uno a una empresa vinculada con la familia de Carlos Salinas de Gortari constituyen dos lados de la misma moneda. En ambos casos, grupos empoderados por y con fuerte representación dentro del mismo gobierno cobran su lealtad llevándose importantes activos a casa.

Peña Nieto gobierna de acuerdo con el viejo guión del autoritarismo priísta. Al llegar a Los Pinos, primero centralizó el poder en manos de su "camarilla" política de ex gobernadores feudales. Posteriormente, el Presidente negoció un perverso equilibrio político por medio del reparto del botín de las riquezas y las instituciones de la nación entre diferentes grupos de poder.

Miguel Ángel Osorio Chong ha señalado que la fuga de El Chapo fue resultado de "una traición desde el gobierno". El secretario de Gobernación tiene razón. El difícil equilibrio entre una pluralidad de mafias que había mantenido en su lugar al régimen actual empieza a resquebrajarse desde dentro....

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA


"CUATRO DIAS Y DE "EL CHAPO" NI SUS LUCES"
MESA DE DEBATE EN CNN SOBRE LA FUGA DEL CHAPO

"EL CHAPO JAILBREAK REVEALS BROKEN MEXICAN INSTITUTIONS"
 INTERVIEW WITH TELESUR-ENGLISH ON CHAPO ESCAPE




Wednesday, July 15, 2015

"Mexico no es una democracia" (VIDEO ENTREVISTA, Memoire des Luttes, Paris, Francia, 14 julio, 2015)

ENRIQUE PEÑA NIETO EN FRANCIA

ENTREVISTA IN EXTENSO (EN ESPAÑOL) SOBRE EL SISTEMA POLÍTICO MEXICANO Y RELACIONES MÉXICO-FRANCIA





L’ordre politique mexicain, la violence, et le rôle des Etats-Unis.

Entretien avec John Ackerman (ici)


La muy criticada visita de Enrique Peña Nieto a Francia

Tuesday, July 14, 2015

"Toward the 'Normalization' of US-Mexico Relations" (The Huffington Post, July 14, 2015)

John M. Ackerman

The escape of Mexico's most dangerous criminal, Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, from the most secure wing of the country's highest security prison this weekend is a wake-up call for those who insist on ignoring the explosive situation south of the border. The blind support of the Barack Obama administration for the increasingly corrupt, violent and untrustworthy Mexican government has facilitated a downward spiral of institutional decay which must be urgently stopped. 

Donald Trump is wrong. The best response to the Mexican disaster is not to build new walls, but to tear them down. It is time for Washington to escape from the propagandists and lobbyists on the payroll of the Mexican government and international oil companies, in order to open its doors and listen directly to Mexico's powerful and dynamic civil society.

During his first presidential campaign in 2008, Obama publicly condemned George W. Bush's approach to Latin America as "clumsy, disinterested and, above all, distracted by the war in Iraq." Obama pledged that he would give high priority to Mexico in particular. He committed himself to organizing annual summits which would be "conducted with transparency" and grounded in "active and open involvement of citizens, labor, the private sector and non-governmental organizations in setting the agenda and making progress."

Seven years later, the Mexican people continue to wait for the promised democratic openness to come to fruition. Obama has met frequently with the Mexican presidents, first Felipe Calderón (2006-2012) and then Enrique Peña Nieto (2012-present). He has also listened carefully behind closed doors to the private sector on both sides of the border. But transparency and citizen participation have been totally absent. Specifically, the voice of the Mexican people and of U.S.-based human rights organizations have been entirely shut out of the discussion...

CONTINUE READING AT THE HUFFINGTON POST

Monday, July 13, 2015

"Estado criminal" (Revista Proceso, 12 de julio, 2015)

John M. Ackerman

Los casos de Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingán y Ecuandureo evidencian un claro patrón de ataque sistemático desde las instituciones del Estado en contra de la población civil. Cada día resulta más evidente que el gobierno federal priista se comporta como un grupo más del crimen organizado, sin el menor respeto para la humanidad o el debido proceso. La crisis de derechos humanos que se vive en México es sin duda aún peor que durante el sangriento sexenio de Felipe Calderón. 

Bajo el mando de Enrique Peña Nieto, las instituciones supuestamente “públicas” asesinan en sangre fría a sospechosos e intervienen sin control alguno a las comunicaciones privadas. No es de ninguna manera gratuita que el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez haya remitido su informe más reciente, sobre las ejecuciones extrajudiciales cometidas en Tlatlaya el 30 de junio de 2014, a la Corte Penal Internacional con sede en La Haya. El orden de “abatir los delincuentes en horas de oscuridad” convierte tanto los altos mandos de seguridad como el mismo Presidente de la República, como Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas, en probables responsables de la comisión de graves crímenes de lesa humanidad. 

Abel Barrera, Director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, ha puesto el dedo en la llaga: “Desde el período de la ‘Guerra Sucia’…las autoridades federales dispusieron del Ejército Mexicano para que se encargara de aplicar acciones de contrainsurgencia con el fin de acabar con la insurrección popular. Desde aquellos años las instituciones castrenses y las instancias encargadas de procurar y administrar justicia fueron utilizadas como estructuras delincuenciales para solapar y proteger a quienes han cometido crímenes de lesa humanidad” (análisis completo disponible aquí: http://ow.ly/PnfPj). 

El hecho de que hoy el modus operandi de las fuerzas de seguridad se mantiene igual que hace cuarenta años comprueba una vez más que México jamás experimentó “transición democrática” alguna. La alternancia entre el PRI y el PAN en el poder presidencial no ha sido más que una gran cortina de humo que ha servido para distraer la atención del proceso de consolidación de un Estado criminal...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Friday, July 10, 2015

"Esperanza griega" (La Jornada, 6 de julio, 2015)

 John M. Ackerman

La contundente victoria popular en las urnas ayer en Grecia demuestra que la política de masas sigue viva como una esfera clave para la acción social en el mundo entero. Yerran los fundamentalistas de la izquierda "responsable" que en lugar de enfrentar al poder y cambiar las reglas del juego aceptan de antemano los términos de negociación impuestos por el poder financiero. También se equivocan quienes creen que la resistencia estrictamente local y "ciudadana", sin vinculación alguna a partidos políticos con proyección nacional, es la única forma de combatir los embates de las oligarquías nacionales y la plutocracia global.

El voto en contra de las condiciones de austeridad exigidas por la Unión Europea a Grecia confirma una vez más que la política es, será y ha sido siempre un libro abierto donde el pueblo movilizado tiene la posibilidad de transformar el curso de la historia.

Después de años de multitudinarias protestas callejeras, ataques constantes desde los medios de comunicación y complicadas divisiones internas, la sociedad griega ha logrado unirse para defender el espacio público de deliberación democrática del autoritarismo financiero impuesto desde Berlín y Bruselas.

La ruta trazada por el primer ministro griego, Alex Tsipras, se parece mucho a la estrategia que ha seguido Andrés Manuel López Obrador desde hace más de una década. La digna "terquedad" y valiente negativa a "aceptar la derrota" de las causas justas los han convertido en líderes políticos sumamente populares. La sencillez y la radicalidad pragmática de ambos hombres de Estado les han permitido ganar la confianza de sus pueblos respectivos...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Monday, June 29, 2015

"Liberalismo: izquierda y derecha" (Revista Proceso, 28 de junio, 2015)

Mural de Arturo García Bustos en el Palacio de Gobierno de Oaxaca
John M. Ackerman

La influencia de la atrasada cultura política de los Estados Unidos sobre México ha generado distorsiones muy problemáticas en la esfera política nacional. Al norte del Río Bravo los debates se mantienen estancados en el enfrentamiento histórico entre los “liberales” terratenientes y los “conservadores” monarquistas propio de la Inglaterra del siglo XVIII. En lugar de copiar o importar aquellas visiones, vale la pena inspirarnos en las tradiciones mexicanas y francesas que han sabido resignificar el concepto de “liberalismo” así como articular nuevas visiones para lograr la transformación social.

En Francia tienen perfectamente claro que el “liberalismo” es hoy una ideología de derecha. Si bien el ejemplo de la independencia de los Estados Unidos de 1776 fue una inspiración para la Revolución Francesa de 1789, los franceses siempre se han distanciado de las peligrosas implicaciones del liberalismo clásico de John Locke cuyo eje central es la defensa de los derechos de propiedad individual de los grandes propietarios. Primero Jean Jacques Rousseau, después Robespierre y más tarde Jean Jaurés articularon una poderosa línea de pensamiento que recupera la importancia de la lucha de los burgueses en contra de la monarquía pero simultáneamente la supera al articular una visión radical de soberanía popular y participación democrática.

En México hemos ido aún más allá que los franceses. La visión política y las acciones sociales de figuras como Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez, Ricardo Flores Magón, Emiliano Zapata y Lázaro Cárdenas han dejado un legado de liberalismo revolucionario que sería una verdadera tragedia ignorar o menospreciar. Durante la independencia, el 12º artículo de los Sentimientos de la Nación llamó directamente a aprobar leyes que “moderen la opulencia y la indigencia”. Unos años antes de que estallara la Revolución, el Programa del Partido Liberal Mexicano enunciaría que “al triunfar el Partido Liberal, se confiscarán los bienes de los funcionarios enriquecidos bajo la Dictadura actual, y lo que se produzca se aplicará al cumplimiento del capítulo de Tierras -especialmente a restituir a los yaquis, mayas, y otras tribus, comunidades o individuos, los terrenos de que fueron despojados-y al servicio de la amortización de la Deuda Nacional.” Más tarde, la Ley de Expropiación impulsada por Cárdenas en 1936, y hoy todavía vigente, facultaría al Estado para lograr directamente la “equitativa distribución de la riqueza acaparada o monopolizada con ventaja exclusiva de una o varias personas y con perjuicio de la colectividad en general, o de una clase en particular”. 

En México no se trata solamente de defender la soberanía popular sino de también desmantelar activamente los aparatos del poder despótico y de redistribuir las riquezas de los oligarcas y de la nación entera entre los ciudadanos más humildes. Este espíritu revolucionario se manifestó con particular fuerza durante la Revolución Mexicana de 1910-1917 y durante el constituyente de 1916-1917, ambos ejemplos al nivel mundial de exitosas conquistas políticas de las clases populares...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Monday, June 22, 2015

"Malinchismo asesino" (La Jornada, 22 de junio, 2015)

El empresario estadounidense Donald Trump
John M. Ackerman

Donald Trump y Dylann Roof no son ni locos ni marginales. Al contrario, sus deleznables discursos y acciones son expresiones naturales del profundo racismo que caracteriza la ideología "blanca" dominante en el país vecino del norte. El declive del imperio estadounidense está generando reacciones cada vez más desesperadas y violentas entre quienes antes controlaban los destinos del mundo. Si no actuamos pronto para detenerlos, todo México será arrastrado a las alcantarillas de la historia por la nueva ola global de odio y violencia.

El martes pasado, el millonario desarrollador inmobiliario de Nueva York colocó una diana en el pecho de todos los pueblos en resistencia en el mundo. En su discurso inaugural para su precampaña presidencial, Trump echó la culpa a los extranjeros y los migrantes por la falta de "victorias" recientes para el imperio estadounidense. El político hizo hincapié en México. Afirmó que los mexicanos "no son nuestros amigos" y quienes cruzan la frontera con Estados Unidos solamente traen problemas de drogas, crimen y violencia. "Son violadores", remató. Por ello habría que construir un "gran, gran muro" entre México y Estados Unidos.

Aquellas declaraciones coinciden con las opiniones de la popular comentarista Ann Coulter. Hace unas semanas la periodista y escritora también sugirió, en entrevista con Jorge Ramos, que todos los mexicanos serían criminales, terroristas y violadores. Para Coulter toda la cultura mexicana es "evidentemente deficiente".

Dos días después de las declaraciones de Trump y tres semanas después de la entrevista de Coulter, Roof jalaría el gatillo. Con meses de premeditación y enorme saña, el joven de Carolina de Sur asesinó a sangre fría a una importante dirigente de la comunidad afroestadunidense junto con ocho feligreses en una de las iglesias más importantes históricamente para aquella comunidad. “No tenemos skinheads, ni tampoco un verdadero KKK. Nadie está haciendo nada más allá de hablar en Internet. Alguien tiene que tener la valentía para llevarlo al mundo real, y supongo que tengo que ser yo”, escribió Roof en su blog unos días antes de perpetrar la masacre...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA