Monday, January 19, 2015

"Sistema agotado" (La Jornada, 19 de enero, 2015)

Protesta de padres de familia de Ayotzinapa en el 27 Batallón de Infantería
Las viejas estrategias del régimen priísta para la desactivación de las protestas sociales ya no funcionan como antes. Hoy, cuatro meses después del surgimiento simultáneo de dos poderosos movimientos –uno desde la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa y el otro en el Instituto Politécnico Nacional–, ambos se mantienen más fuertes que nunca. Tanto el movimiento urbano como el levantamiento rural continúan con gran iniciativa, imponiendo a los de arriba las reglas de los de abajo.

El ingreso de civiles desarmados a las instalaciones del 27 batallón en Iguala, el pasado lunes 12 de enero, en busca de sus hijos y colegas desaparecidos, fue un acontecimiento sin precedentes en la historia de México. Evidenció el contundente avance del poder popular en Guerrero y en todo el país. Después de meses de haber insistido en el ingreso a los cuarteles militares y recibido solamente evasivas de las autoridades, los padres de familia terminaron unilateralmente la espera e ingresaron directamente sin pedir permiso a absolutamente nadie.

Aquella valiente acción no constituyó de ninguna manera una "provocación" o un "reto" a la autoridad, sino que fue simplemente la materialización del enorme poder y legitimidad social que ha acumulado el movimiento desde el pasado 26 de septiembre. La policía comunitaria de Guerrero cuenta con armas de alto poder y se encuentra aliada plenamente con el movimiento de Ayotzinapa. Si lo que buscaban era provocar a la autoridad hubieran podido hacerlo sin problema, pero en lugar de disparar optaron por la vía de la acción social.

Lo mismo ha ocurrido con la instalación de decenas de "concejos populares" a lo largo y ancho de Guerrero. En lugar de tomar el poder con las armas, en municipios como Tecoanapa y Ayutla de los Libres, el movimiento social ha logrado desplazar a las autoridades formalmente constituidas con la fuerza de la razón y la legitimidad social.

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Sunday, January 11, 2015

"Francia y México: Una Sola Lucha" (Revista Proceso, 11 de enero, 2015)

Portada de Charlie Hebdo que se mofa de los lideres del Frente Nacional,
principal partido de derecha en Francia
El pasado miércoles, el presidente francés, Francois Hollande, acudió inmediatamente a la escena de la masacre en la revista Charlie Hebdo y declaró tres días de luto nacional. En contraste, Enrique Peña Nieto todavía no ha pisado Iguala, y ha exigido a la sociedad mexicana “superar” la trágica pérdida de 46 luchadores sociales de la Escuela Normal “Isidro Burgos” de Ayotzinapa. En lugar de viajar a las montañas de Guerrero, el presidente mexicano prefirió ir primero a China y después a Washington para vender los activos del país y recibir órdenes del imperio. Se confirma una vez más para quién “gobierna” el actual ocupante de Los Pinos.

También llama la atención cómo numerosos comentaristas y políticos mexicanos se escandalizan con los ataques en París pero se callan frente a hechos similares en su propio país. Estos analistas de high society asumen una actitud abiertamente colonial desde la cual las vidas y los derechos de los europeos tendrían un valor más elevado que los de sus colegas latinoamericanos.

Tanto en el caso francés como en el mexicano, personajes fuertemente armados y bien organizados silenciaron importantes voces críticas. Ambas masacres son crímenes de lesa humanidad y constituyen inaceptables ataques a la libertad de expresión. Todos los mexicanos deberíamos solidarizarnos con el noble pueblo francés, de la misma manera en que ellos generosamente lo han hecho con la causa de los estudiantes de Ayotzinapa.

El hecho de que en un caso los ataques hayan sido reivindicados por islamistas y en el otro sean el resultado de la captura de las instituciones públicas, locales y federales, por el crimen organizado no altera en absoluto la esencia de ambos crímenes. Tampoco cambia la situación el hecho de que en Francia las víctimas son caricaturistas y en México estudiantes normalistas. La principal actividad de ambos grupos es promover el análisis crítico de la sociedad y de las instituciones públicas...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Tuesday, January 6, 2015

"IT'S TIME TO RESET U.S.-MEXICO RELATIONS: The current U.S. strategy has failed" (Politico, January 6th, 2015)




John M. Ackerman

Mexico’s President Enrique Peña Nieto makes his first state visit to the White House this week. This meeting offers a golden opportunity to start cleaning up the blood which today stains US-Mexico relations. Since taking office, President Barack Obama has treaded water in the bilateral relationship and become increasingly implicated with terrible human rights violations in the process. It is time to end this vicious cycle and mark out a new path for peace and prosperity in North America.

The present situation is unsustainable. Violence, crime, corruption and conflicts of interest are out of control. The September 26 assassination of four and mass abduction of 42 student activists from the Ayotzinapa teachers college by police in Iguala, Guerrero is only the tip of the iceberg. Over 100,000 people have been violently executed and 20,000 people disappeared since 2007. Over the same period, dozens of journalists and human rights activists have been murdered. Freedom of speech and association are also under constant attack, with arbitrary detentions of activists skyrocketing since Peña Nieto took power on December 1st, 2012.

It is time to face the facts and recognize that the Merida Initiative has failed. This binational project was announced on October 22nd, 2007 by former presidents George W. Bush and Felipe Calderón. Its objective was to “fight organized crime and associated violence while furthering respect for human rights and the rule of law” in Mexico. Today, seven years, two presidents and almost $3 billion later, Mexico is more unsafe, chaotic and authoritarian than before.

In order to blaze a new path we first need to clear up some common misperceptions.

First, Mexico is not a failed state. To the contrary, it stands out as one of the Latin American countries with the most powerful and best-funded public institutions. The country has significantly strengthened its congress, judiciary, state governments and a series of specialized independent agencies in recent years. Mexico is also the 14th largest economy in the world and a member of the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD)...

CONTINUE READING AT POLITICO

Monday, January 5, 2015

"Las cuerdas del títere" (La Jornada, 5 de enero, 2015)

La sorpresiva visita de Enrique Peña Nieto a Washington en medio de la enorme crisis económica, política y social en México desnuda una vez más quién realmente manda en el país.

Vapuleado por su pueblo y agotadas todas sus estrategias políticas internas, el deslegitimado ocupante de la Casa Blanca de Sierra Gorda 150 espera que un abrazo de año nuevo en la Casa Blanca de Washington, en el Día de Reyes, salve mágicamente su fallido sexenio. Pero es probable que le salga el tiro por la culata.

La programación de la reunión entre Barack Obama y Peña Nieto durante el primer día de sesiones del nuevo Congreso de Estados Unidos garantiza que el encuentro será ignorado tanto por la clase política como por los principales medios de comunicación en el país vecino. En las elecciones del pasado 4 de noviembre, el Partido Demócrata de Obama perdió su control sobre el Senado y también sufrió una derrota histórica en la Cámara de Representantes.

Este martes 6 de enero será un día lleno de discursos y posicionamientos políticos de los representantes de la nueva mayoría legislativa, así como de debates sobre el cada vez más reducido margen de maniobra que tendrá un debilitado Obama durante los últimos dos años de su mandato.

La ausencia de una agenda clara o acuerdos relevantes en preparación para la reunión Obama-Peña Nieto también confirma la insignificancia del encuentro. El único interés de Obama será hacer propaganda para su hipócrita "acción ejecutiva" en materia inmigratoria. Esta medida no constituye de ninguna manera la "reforma migratoria integral" que ha venido prometiendo desde hace años, sino que es simplemente más atole con el dedo con el fin de evitar la fuga de votantes latinos...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Sunday, December 28, 2014

"Lo que resiste, apoya" (Revista Proceso, 28 de diciembre, 2014)

Jesús Reyes Heroles, intelectual y político del "viejo" PRI
Una de las estrategias más efectivas que ha utilizado el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para mantenerse en el poder desde su fundación en 1946 ha sido la activa promoción de una oposición domesticada. Si bien la oposición contestataria pone en riesgo al sistema de neoliberalismo autoritario, una total ausencia de críticas externas lleva al desbordamiento de la corrupción interna y al derrumbe de la legitimidad pública. “Lo que resiste, apoya”, sentenciaba don Jesús Reyes Heroles durante su paso por la Secretaría de Gobernación en el sexenio de José López Portillo (1976-1982).

Los lobos del viejo PRI manejaban eficazmente el difícil equilibrio entre el poder autoritario y la crítica reformista. Pero la total ausencia de oficio político entre los “nuevos” priistas ha puesto en riesgo la vigencia de todo el sistema de corrupción estructural. Ello es una noticia catastrófica para quienes dependen del sistema para su sobrevivencia. Pero constituye motivo de celebración para el sector cada vez más amplio de la sociedad con hambre de justicia y sed de paz.

El primer presidente emanado de las filas del PRI, Miguel Alemán Valdés (1946-1952), fue quien colocó los cimientos para muchas de las más nefastas prácticas autoritarias actuales, incluyendo el “charrismo” sindical, la corrupción y la complicidad entre grandes empresarios y altos funcionarios públicos, así como el poder monopólico de Televisa. Alemán también fue quien perfeccionó el modelo del partido de la oposición “leal” con la creación del Partido Popular (PP) por parte de Vicente Lombardo Toledano en 1948...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE  AQUÍ

Monday, December 22, 2014

"Aceptar la derrota" (La Jornada, 22 de diciembre, 2014)

El Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam/Foto: La Jornada
Uno de los problemas más importantes que detienen el avance de la patria es que el régimen corrupto no sabe reconocer su derrota. Cada día más personas se dan cuenta de que han sido traicionadas por los poderosos y se arman de valor para intervenir directamente a favor de la paz, la vida y la justicia. Pero en lugar de levantar la cabeza y mirar a la musa de la historia en los ojos, los políticos se hunden en sus mentiras y lanzan desesperadas patadas de ahogado. Evidencian una cultura política autoritaria y atrasada que tendrá que ser superada por medio de una decidida acción ciudadana.

La ceguera actual del régimen tiene muchas similitudes con la de 1988. En aquel año el pueblo acudió en masa a las urnas para demostrar su repudio a un sistema político que había empobrecido a la población con sus políticas neoliberales y enriquecido a los políticos corruptos durante el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988). La gota que entonces derramó el vaso fue la criminal inacción del gobierno en respuesta al terremoto de 1985 que causó enormes destrozos y miles de muertos en la ciudad de México. Frente a la irresponsabilidad de las autoridades, los ciudadanos tuvieron que organizarse de manera autónoma para buscar y salvar a sus familiares de entre los escombros.

Tres años después, la sociedad evidenciaría gran madurez al dar la espalda al viejo PRI y apoyar a Cuauhtémoc Cárdenas. Pero el régimen se negó a aceptar su derrota e impuso por la fuerza a Carlos Salinas por medio de un descarado fraude electoral en 1988.

En ese entonces, el actual procurador cansado, Jesús Murillo Karam, fungió como representante del PRI ante la Comisión Federal Electoral. Ayer como hoy, su cinismo no tuvo límites. De acuerdo con el relato de la periodista Martha Anaya, la noche de la elección Murillo se hizo el ofendido: “No voy a permitir epítetos al partido mayoritario… o que se ponga en duda la legalidad del proceso. Ni a usted ni a nadie le voy a permitir…” En respuesta, relata Anaya, "sus contrapartes lo miraron con ironía, en sus rostros se reflejaba una sola petición: los datos", a lo cual Murillo contestaría "no tenemos por qué mostrarlos"...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Friday, December 19, 2014

"Violence in Mexico, the US Connection and the New Mexican Revolution: An Interview with John Ackerman" (Truthout, December 19th, 2014)

December 6, 2014: A march is held for the 43 abducted students. (Photo: Somos El Medio)
By Jim Cohen, Truthout | Interview / News Analysis

The disappearance and likely massacre of 43 students from the rural teachers' school of Ayotzinapa in Mexico September 26 has provoked shock and outrage internationally.

Within Mexico, in addition to unprecedented levels of public anger, it has raised serious doubts about the sustainability of President Enrique Peña Nieto's mode of government, with its aggressively neoliberal economic program and levels of violence as high or higher than under his predecessor, Felipe Calderón, who initiated the drug war in 2006 with US collaboration.

Professor of law and political science at the National Autonomous University of Mexico, John Ackerman explores the sources of growing dissatisfaction in Mexico and sheds light on how the US connection perpetuates Mexico's social inequalities, endemic violence and authoritarian government.

Ackerman is also editor-in-chief of the Mexican Law Review and a columnist for Proceso magazine and La Jornada newspaper. A leading public intellectual in Mexico, he is a frequent contributor to the international media. For the academic year 2014-2015, he is a visiting professor at the Institute of Latin American Studies (University of Paris 3 Sorbonne Nouvelle) and at Sciences Po (PSIA).

Calderón's war on the drug cartels upon taking office in 2006 caused the levels of violence to spike, which gave the US an opening to provide military and security "aid." How would you fit this recent chapter into the broader story of US military policy?

Calderón's legitimacy problem due to the circumstances of the 2006 election, which pushed him to militarize the drug war, is comparable to George W. Bush's invasion of Iraq after the 2000 elections. Both covered over legitimacy problems by rolling out the military.

Regarding US policy in Mexico with regard to the drug war, the central objective is to make sure that the violence stays south of the border. There's much less interest in reducing the violence as such, or even in cutting the flow of drugs. It's absolutely logical from a US national security perspective: They don't want beheadings and disappeared students north of border; they want them south!

The real problem is more on the Mexican side. The Mexican government has no humanitarian concern about its own people. The Mexican state has assumed the US' priorities in the "drug war," under Peña Nieto, just as under Calderón. The US government would not allow a similar strategy in its own country, precisely because of all the violence it would engender...

READ FULL INTERVIEW AT TRUTHOUT

Wednesday, December 17, 2014

“We have an opening up in history”: John M. Ackerman discusses Ayotzinapa and what’s next (Latin Correspondent, December 17, 2014)

Photographs of the 43 disappeared students from the Rural Normal School of Ayotzinapa in the state of Guerrero sit on school desks placed in a plaza at Mexico's National Autonomous University (UNAM). Photo: AP Photo/Moises Castillo
By Julie Schwietert Collazo | 17th December 2014 | @collazoprojects

English-speaking readers who are keen to keep up with the news about what has happened in Mexico since the disappearance of 43 students in the state of Guerrero in late September would do well to make note of the name John M. Ackerman.

Ackerman, a law professor at Mexico’s National Autonomous University (UNAM), editor-in-chief of Mexican Law Review, columnist for Mexican publications La Jornada and Proceso, frequent contributor or interviewee to a number of international media outlets including Foreign Policy and Huffington Post, and prolific tweeter, Ackerman has been a valuable source of information and reporting.

We spoke via Google Hangout about the significance of Ayotzinapa, the subsequent months of protests and what to expect in the coming months.

Latin Correspondent:

What makes the situation with Ayotzinapa so different from any other set of disappearances and killings in Mexico, and what makes the reaction to Ayotzinapa so different?

John Ackerman:

What makes this particularly relevant is the fact that this event interrupted the narratives of power and control that Mexican society has been used to hearing for at least the past 10 years, if not 30 years. That narrative was initiated in terms of the drug war specifically but it goes far beyond the drug war.

The narrative that [former Mexican president] Felipe Calderón always pulled out was that 90 percent of the dead were narco-traffickers; this is what he would say after every massacre. Governors and other authorities would always roll out this explanation that somehow the people who were killed deserved it. This has been a way of covering up a problem that goes much deeper. In the first place, Mexico has no death penalty. Even if there was a death penalty, everyone deserves a fair trial. Even if 90 percent of the dead were involved in the drug trade, this would not justify their deaths. It’s not that this narrative worked, but it sufficiently deflected attention away from the real issue.

What makes Ayotzinapa so different are the particulars of the case itself, which resisted and broke with that narrative of power and control and distraction that the Mexican government, in complicity with the U.S. government, has been holding all along and especially over the past 10 years with the incredible explosion of narco-violence. All of a sudden, this incident broke with that narrative because it so obviously doesn’t fit with any of those explanations. These [the 43 students who were “disappeared”] are students, they are activists who are completely unarmed, they are politically active, and they are obviously innocent. They can’t be seen just as “collateral damage” of a generalized crisis of violence. It’s an attack on the Mexican people by the government and the Mexican government is supported by the U.S. government...

FULL TEXT OF INTERVIEW AVAILABLE AT LATIN CORRESPONDENT

HUFFPOST LIVE : 
"DAMNING REPORT IMPLICATES MEXICAN FEDERAL POLICE"

EXTENSIVE INTERVIEW WITH ANABEL HERNANDEZ, JOHN ACKERMAN AND STEVE FISHER 

Sunday, December 14, 2014

"La batalla por México" (Revista Proceso, 15 de diciembre, 2014)

General Francisco Franco, dictador de España (1936-1975)
El movimiento que ha surgido a raíz de la desaparición y masacre de los estudiantes de Ayotzinapa tiene enormes implicaciones globales e históricas. La batalla por los recursos naturales, la cultura milenaria y el sistema político mexicanos constituye una prueba de fuerza tanto para la oligarquía global y sus aparatos represores como para la movilización ciudadana mundial por la paz, el medio ambiente y la justicia. Es responsabilidad de todos los mexicanos dentro y fuera del país, así como de los ciudadanos conscientes en todo el mundo, poner su granito de arena para asegurar que el desenlace de la crisis actual no abra la puerta al renacimiento del fascismo global y que, por el contrario, pavimente el camino para la liberación humana.

México juega hoy un papel similar al de España durante la Guerra Civil de 1936-1939. El trágico resultado de aquel conflicto preparó el terreno para el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Apenas cinco meses después de que el general Francisco Franco declarara su victoria sobre las fuerzas republicanas en 1939, alcanzada con el apoyo decidido de la Alemania nazi, Adolfo Hitler invadiría Polonia. Posteriormente se multiplicaría exponencialmente la cantidad de personas exterminadas diariamente en los “campos de concentración” del Tercer Reich.

Durante aquella Guerra Civil, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña observaron pasivos y fueron cómplices de la destrucción de la democracia en España y después en toda Europa. Hoy, de manera similar, estas mismas potencias facilitan la destrucción de la democracia mexicana al encubrir y avalar ciegamente a una clase política que ha perdido totalmente la confianza de su pueblo.

Esto ocurre porque la llegada de una democracia popular y participativa en México pondría en riesgo importantes negocios de las grandes potencias. Más allá del evidente interés de Washington en el petróleo, los recursos naturales y las drogas, México es hoy uno de los nudos críticos para la articulación del crimen organizado y de los flujos financieros, lícitos e ilícitos, a nivel internacional. Fuentes oficiales estiman que se blanquean por lo menos 50 mil millones de dólares (aproximadamente 700 mil millones de pesos mexicanos) anualmente en México, aunque probablemente el monto es mucho mayor ya que por la naturaleza del delito se esconde de la vista de las autoridades. Y la mayor parte de este dinero no se queda en México, sino que una vez “limpiado” es transferido de regreso a Estados Unidos con el apoyo de las grandes instituciones financieras de Wall Street...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Monday, December 8, 2014

"Todos son Abarca" (La Jornada, 8 de diciembre, 2014)

Felipe de la Cruz, vocero, en conferencia de prensa con otros padres de familia de Ayotzinapa// Foto: La Jornada
La fuerza de la efervescencia social y de la solidaridad internacional a raíz de la masacre de Iguala ya ha rebasado los acontecimientos tanto de 1968 como de 1994 en México. Ni el histórico movimiento estudiantil de los sesenta ni el gran levantamiento indígena de los noventa lograron en tan poco tiempo un vuelco tan fuerte en la conciencia y el empoderamiento social. Los nuevos tiempos de madurez ciudadana, comunicación digital y desmoronamiento imperial han facilitado el surgimiento de un movimiento nacional cuya flama difícilmente podrá ser apagada en el corto plazo.

"Hoy es un día nublado y triste, pero este crimen de Estado no va a quedar impune. Si estos asesinos piensan que vamos a llorar la muerte de nuestros muchachos, se equivocan. A partir de hoy desconocemos al gobierno de Enrique Peña Nieto por asesino. Que nos escuche bien el Presidente: podrán venir los días de vacaciones para aquellos que no sienten dolor, pero no habrá descanso para el gobierno peñista. Si no hay Navidad para nosotros, tampoco para el gobierno. Sabemos que la caída de Alexander servirá para que florezca la revolución."

Son las históricas palabras de Felipe de la Cruz, padre de familia de Ayotzinapa, pronunciadas el pasado 6 de diciembre en el centenario de la entrada victoriosa de Emiliano Zapata y Pancho Villa a la ciudad de México. De la Cruz emitió esta declaración de guerra, pacífica y ciudadana, en el Monumento a la Revolución, con sus pies firmemente posados sobre de las criptas donde yacen los restos de Francisco I. Madero, Pancho Villa y Lázaro Cárdenas.

Durante el mismo acto, Omar García, estudiante normalista y gran líder social, aclaró que el objetivo del movimiento no será solamente lograr justicia para los 42 desaparecidos y cuatro muertos de Ayotzinapa, sino acabar con "todos los Abarcas". Cualquiera que sepa escuchar las palabras de Omar entenderá que no se trata solamente de destituir unos cuantos presidentes municipales, sino de efectuar una limpia generalizada de todas las instituciones públicas del país. Así como todos los ciudadanos dignos comparten el dolor de Ayotzinapa, todos los integrantes de la clase política también son infectados por la misma corrupción y cinismo que Abarca...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA